Sin pasarme de La Raya

       Haciendo camino al andar y sin pasarnos de La Raya,comparto hoy sensaciones emoturísticas que he ido acumulando por tierras que albergan raíces de auténticos emprendedores.Tierras de Extremadura con emprendedores auténticos, no esos que hoy correcciones políticas e interesadas pretenden poner de moda.
Mujeres y hombres que hicieron y hacen de la suya noble, leal y fidelísima tierra.
Personas que antaño salieron de ella abriendo caminos, descubriendo nuevos oportunidades. Personas que hogaño no desmerecen ni un ápice a sus ancestros y siguen haciendo camino. Camino largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias…qué importa si hay que  enfrentarse a cíclopes y lestrigones y hasta coléricos poseidones disfrazados de incendios, enfermedades, desencuentros…

    

        Personas como las que fui a buscar y hallé sin pasarme de La Raya.

       Allá en Valencia de Alcántara,su patria chica,y en cuyo término municipal soñó lo que hoy es El Jiniebro ( www.turismoruraleljiniebro.com) mucho más y mejor que “una pequeña finca forestal que da nombre a la zona donde se encuentra, enclavada en un pequeño valle y a los pies del Puerto de Aguas Claras, que la separan del Caserío de Jola y de Portugal.A 1 kilómetro del Caserío Aceña de la Borrega y a 3 de la Ruta de los Dólmenes.

       Lugar de silencio,son numerosas las aves que se pueden observar desde las cinco cabañas que integran esta finca turística-una de las viviendas adaptada a personas con discapacidades físicas- y entre ellas buitres leonados, halcones, águilas reales, culebreras…

       Es El Jiniebro auténtico lugar Slow que invita al encuentro con la mejor  naturaleza que, sin duda, es la de uno mismo. Lugar de paz, tanta como siembra Ino, alma del Jiniebro y ya otra de mis vitales maestras.

         Con ella, haciendo camino por La Raya, he tenido la oportunidad de conocer y valorar paisaje y paisanaje: Valencia de Alcántara y su barrio gótico-judío que tiene el doble valor de su habitabilidad y visitabilidad, pues no es lugar inerte como ocurre con tantos cascos históricos hoy muertos aún perfectos en su rehabilitación.

        Valencia de Alcántara, que aunque habiendo perdido más de 7000 habitantes que es diferencia entre los 15000 que hoy tiene y los 23000 que tuvo en un pasado reciente, sigue siendo población rural muy viva.

        En ella, el viajero puede sentirse como en casa gracias al saber acoger del personal de su Oficina de Turismo ( www.valenciadealcantara.net ) del que mucho y bueno podría aprender el de otras ciudades incluso declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad ¡gracias y olé ,Maite ¡

        Haciendo camino  por tierras rayanas hemos conocido su gastronomía de la que no  sólo son referente sus ibéricos-recomendables los de Franju, que envían a domicilio (http://franju.solostocks.com/ ) 

        De enero a diciembre un intenso y extenso calendario de eventos gastronómicos integra poblaciones rayanas como Valencia de Alcántara, Idanha-a-Nova, Coria, Castelo de Vide, Marvâo,Alcántara, Jerez de los Caballeros, Alburquerque, Barcarrota, Estremoz y Olivenza.

        Sabores naturales en lugares tan naturales como ese  enclavado en la Sierra de San Pedro,”Puerto Roque” donde compartimos mesa y mantel con Ino,y que es restaurante integrado en Tajo Internacional Destino Gastronómico.

         Mas el  Parque Natural “Tajo Internacional” merece capítulo ,si no aparte porque no hemos de pasarnos de La Raya, sí especial. Haciendo camino el padre Tajo entre el puente romano de Alcántara y la presa de Cedillo podremos disfrutar de rutas tanto pedestres como fluviales. www.tajointernacional.blogspot.com 

        Y sin pasarnos de La Raya, ya en tierras lusitanas del Alentejo( www.visitalentejo.pt ) conocimos con Ino villa medieval tan hermosa como  Marvão.

      Tanto que su paisanaje no ceja en su empeño de conseguir la declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad para un paisaje que bien lo merece. www.cm.marvao.pt 

       Muy cerca de Marvão, apenas llegados a Alentejo portugués y sin pasarnos de La Raya, en plena sierra y parque natural de la Sierra de São Mamede, en Portagem  disfrutamos de sus magníficas vistas al castillo de Marvão así como de la piscina fluvial del río Sever que atraviesa el pueblo.

        Y sin pasarme de La Raya,y porque en esta primera vez no fue posible hacerlo en El Jiniebro,fue en los apartamentos rurales “San Pedro” ( www.arsanpedro.es ) en el homónimo Caserío de Valencia de Alcántara donde tuvimos la oportunidad de hacer parada y fonda. Parada breve, cierto, pero así dos veces buena, que disfrutamos de la paz y también de naturales sabores del entorno como el dulce de sus higos y moras.

 

     Sin pasarme de La Raya, gracias a Ino Rey, he podido aprender,comprender y disfrutar de paisajes y paisanajes para los que no hay fronteras. Por mi parte tan solo deseos:

                                             ¡¡¡ VOLVER !!! 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s