Por días en que todo huele a Jiniebro ¡gracias,Ino !

                                                                                     Hay tardes en que todo
                                            huele a enebro quemado
                                            y a tierra prometida.
                                            Tardes en que está cerca el mar y se oye
                                            la voz que dice: “Ven”.
                                            Pero algo nos retiene todavía
                                            junto a los otros: el amor, el verbo
                                           transitivo, con su pequeña garra
                                           de lobezno o su esperanza apenas.
                                           No ha llegado el momento. La partida
                                           no puede improvisarse, porque sólo
                                           al final de una savia prolongada,
                                           de una pausada sangre,
                                           brota la espiga desde
                                           la simiente enterrada.

                                           En esas largas
                                           tardes en que se toca casi el mar
                                           y su música, un poco
                                           más y nos bastaría
                                          cerrar los ojos para morir. Viene
                                          de abajo la llamada, del lugar
                                          donde se desmorona la apariencia
                                          del fruto y sólo queda su dulzor.
                                          Pero hemos de aguardar
                                          un tiempo aún: más labios, más caricias,
                                         el amor otra vez, la misma, porque
                                         la vida y el amor transcurren juntos
                                         o son quizá una sola
                                         enfermedad mortal.

                                         Hay tardes de domingo en que se sabe
                                         que algo está consumándose entre el cálido
                                         alborozo del mundo,
                                         y en las que recostar sobre la hierba
                                         la cabeza no es más que un tibio ensayo
                                         de la muerte. Y está
                                         bien todo entonces, y se ordena todo,
                                         y una firme alegría nos inunda
                                         de abril seguro. Vuelven
                                        las estrellas el rostro hacia nosotros
                                        para la despedida.
                                        Dispone un hueco exacto
                                        la tierra. Se percibe
                                        el pulso azul del mar. “Esto era aquello”.
                                        Con esmero el olvido ha principiado
                                        su menuda tarea…

                                       Y de repente
                                       busca una boca nuestra boca, y unas
                                       manos oprimen nuestras manos y hay
                                       una amorosa voz
                                       que nos dice: “Despierta.
                                       Estoy yo aquí. Levántate”. Y vivimos. 

                                                                                Antonio Gala


           
Hay días en que todo huele a Jiniebro (enebro) soñado y a tierra prometida de La Raya cacereña,allá donde el Tajo se hace internacional. Allá donde no existen arbitrarias fronteras para quienes ,españoles o lusos,antes son hermanos en un paisaje en el que la vida y el amor transcurren juntos,fundiéndose en la cultura de un paisanaje que así respeta su pasado pero procura no mirar atrás so pena de convertirse en estatuas de sal.

           Paisanaje culto,mucho.Tolerante,mucho.Acogedor,mucho.Fuerte,muchísimo.Así es Ino Rey Freixo,alma máter de “El Jiniebro”,mucho más que una finca de auténtico turismo rural en Aceña de la Borrega,término municipal de Valencia de Alcántara 

http://www.turismoruraleljiniebro.com

Hay días en que amanece con un color y calor especial que nada tiene que ver con circunstancias meteorológicas.Sí con vitales sensaciones que en El Jiniebro provocan tan fieles “venteros” como  Larry y Mota. Tan entrañables anfitrionas como Sara,Mercedes e Ino.  

         Hay días en que disfrutando de ello,se entiende el auténtico significado del turismo rural,que no es sino el emoturismo sentido en el mundo rural: naturaleza,cultura,deporte,amistad.

      Así son los días vividos en El Jiniebro.Bebidos con pajita,para que duren y se saboreen más. Días compartidos con quienes como nosotros sentimos:Cipri,Paco,Belén…Días en que todo huele a Jiniebro ¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s