Archivo de la categoría: turismo

Gambia,el país de la sonrisa

src=”http://api.ning.com/files/vh3rV*GMcTiNktRVYhNXcJqCiciW5qoZmq0yFw9v7sJ3OKeoEPMIhKWnPmI6vIXU8FFfUCsW2DfqILxzM4IhhA6s4YRIwM0C/DSC00243.JPG” alt=”” width=”3264″ height=”2176″/>
“UN LUGAR QUE MERECE LA PENA APOYAR RESPETANDO SU PROPIA IDENTIDAD, AYUDANDO A ENCONTRAR VIDA EN SUS PROPIOS RECURSOS Y EVITANDO ASÍ LA INJUSTA TRAGEDIA DE UN VIAJE A NINGUNA PARTE”

Con estas palabras trataba yo de compartir con mis amigos y amigas “VOL-OPTENSES”-Voluntarios Culturales Mayores de Huete- de quienes, por cierto, aprendo mucho más de lo que, como su Coordinadora de Formación, pueda enseñar, mi propia percepción tas el que fuera mi primer-espero que no último-viaje a Gambia en 2008.
Un viaje que como todo en mi vida, no fue fruto de la casualidad, ni siquiera de la económica oferta hallada en Atrapalo.com. Un viaje que, más allá de mi interés en experimentar el llamado “TURISMO SOLIDARIO” me movía el interés por conocer “in situ” las fuentes de lo que aún sigue siendo una injust tragedia: la inmigración de africanos que, engañados por un horizonte de mayor libertad y progreso, arriesgan e incluso pierden su vida en esas pateras, precario vehículo con el que emprenden camino hacia un mundo mejor y lamentablemente inexistente.
¿Por qué Gambia? En absoluto casualidad.Me movía, igualmente, el agridulce recuerdo de aquel Kemo amigo que en ese país gozó de sus primeras y claras luces y en el mío, en estas tierras agrestes de La Alcarria en las que compartimos vecindad,vió triste y tempranamente-apenas 30 años-sus últimas.
Y en Gambia aprendí el valor de la sonrisa, de la tranquilidad, del “no pasa nada” que , europea al fin y al cabo, tanto me llegó a enervar durante mi estancia allí.
En Gambia descubrí el valor de la solidaridad pero no de la de “los/as civilizados/as europeos/as” que al fin y al cabo llevábamos sobras de nuestra propia opulencia, sino loa solidaridad, la generosidad de un pueblo que pese a su aparente escasez de medios, sonríen amables y comparten todo lo que tienen aunque ello sean sus manos vacías.
En Gambia descubrí que otros compatriotas antes aprendieron el valor de esta sonrisa.Compatriotas que, más próximos físicamente, comparten de forma más directa y solidaria el dolor de esa inmigración
frustrada.
Unos pocos compatriotas canarios,apenas una veintena, de la villa de Ingenio que han sabido, sin embargo hacer algo, aportar su grano de arena para mejorar siquiera un poco las condiciones de vida de una parte de la población gambiana: la infancia.
Ellos crearon un día el “Canarias Lamin School” en donde centenares de niños/as reciben no sólo una educación sino otras necesidades básicas como alimentación, ropa o asistencia sanitaria siquiera básica.
Compatriotas que a través de la ASOCIACIÓN PROYECTO GAMBIA que os invito a conocer- http://www.infogambia.com(Turismo Solidario)-y a apoyar. Merece la pena.
Los más sabios de Huete lo saben y, a través de su Centro de Mayores, han querido trabajar a lo largo del curso pasado en diversos talleres artesanales cuyo fruto van a vender(ver en eventos “TALLERES SOLIDARIOS EN HUETE)y ofrecer la recaudación a este Proyecto.
Es de reconocer, máxime cuando todo lo hacen desde la fe.La buenísima fe que en mis palabras y mi ilusión han puesto pues ello ha servido como única motivación para su solidaridad.
Gracias pues.a los/as mayores de Huete, a los integrantes de la Asociación Proyecto Gambia -las fotos muestran cómo van las obras de lo que serán nuevas instalaciones del “Canarias Lamin School”-y, por supuesto, a Gambia por esa sonrisa que tanto merece la pena fomentar.

Anuncios