Archivo de la etiqueta: La-Raya

Por días en que todo huele a Jiniebro ¡gracias,Ino !

                                                                                     Hay tardes en que todo
                                            huele a enebro quemado
                                            y a tierra prometida.
                                            Tardes en que está cerca el mar y se oye
                                            la voz que dice: “Ven”.
                                            Pero algo nos retiene todavía
                                            junto a los otros: el amor, el verbo
                                           transitivo, con su pequeña garra
                                           de lobezno o su esperanza apenas.
                                           No ha llegado el momento. La partida
                                           no puede improvisarse, porque sólo
                                           al final de una savia prolongada,
                                           de una pausada sangre,
                                           brota la espiga desde
                                           la simiente enterrada.

                                           En esas largas
                                           tardes en que se toca casi el mar
                                           y su música, un poco
                                           más y nos bastaría
                                          cerrar los ojos para morir. Viene
                                          de abajo la llamada, del lugar
                                          donde se desmorona la apariencia
                                          del fruto y sólo queda su dulzor.
                                          Pero hemos de aguardar
                                          un tiempo aún: más labios, más caricias,
                                         el amor otra vez, la misma, porque
                                         la vida y el amor transcurren juntos
                                         o son quizá una sola
                                         enfermedad mortal.

                                         Hay tardes de domingo en que se sabe
                                         que algo está consumándose entre el cálido
                                         alborozo del mundo,
                                         y en las que recostar sobre la hierba
                                         la cabeza no es más que un tibio ensayo
                                         de la muerte. Y está
                                         bien todo entonces, y se ordena todo,
                                         y una firme alegría nos inunda
                                         de abril seguro. Vuelven
                                        las estrellas el rostro hacia nosotros
                                        para la despedida.
                                        Dispone un hueco exacto
                                        la tierra. Se percibe
                                        el pulso azul del mar. “Esto era aquello”.
                                        Con esmero el olvido ha principiado
                                        su menuda tarea…

                                       Y de repente
                                       busca una boca nuestra boca, y unas
                                       manos oprimen nuestras manos y hay
                                       una amorosa voz
                                       que nos dice: “Despierta.
                                       Estoy yo aquí. Levántate”. Y vivimos. 

                                                                                Antonio Gala


           
Hay días en que todo huele a Jiniebro (enebro) soñado y a tierra prometida de La Raya cacereña,allá donde el Tajo se hace internacional. Allá donde no existen arbitrarias fronteras para quienes ,españoles o lusos,antes son hermanos en un paisaje en el que la vida y el amor transcurren juntos,fundiéndose en la cultura de un paisanaje que así respeta su pasado pero procura no mirar atrás so pena de convertirse en estatuas de sal.

           Paisanaje culto,mucho.Tolerante,mucho.Acogedor,mucho.Fuerte,muchísimo.Así es Ino Rey Freixo,alma máter de “El Jiniebro”,mucho más que una finca de auténtico turismo rural en Aceña de la Borrega,término municipal de Valencia de Alcántara 

http://www.turismoruraleljiniebro.com

Hay días en que amanece con un color y calor especial que nada tiene que ver con circunstancias meteorológicas.Sí con vitales sensaciones que en El Jiniebro provocan tan fieles “venteros” como  Larry y Mota. Tan entrañables anfitrionas como Sara,Mercedes e Ino.  

         Hay días en que disfrutando de ello,se entiende el auténtico significado del turismo rural,que no es sino el emoturismo sentido en el mundo rural: naturaleza,cultura,deporte,amistad.

      Así son los días vividos en El Jiniebro.Bebidos con pajita,para que duren y se saboreen más. Días compartidos con quienes como nosotros sentimos:Cipri,Paco,Belén…Días en que todo huele a Jiniebro ¡

Anuncios

Sin pasarme de La Raya

       Haciendo camino al andar y sin pasarnos de La Raya,comparto hoy sensaciones emoturísticas que he ido acumulando por tierras que albergan raíces de auténticos emprendedores.Tierras de Extremadura con emprendedores auténticos, no esos que hoy correcciones políticas e interesadas pretenden poner de moda.
Mujeres y hombres que hicieron y hacen de la suya noble, leal y fidelísima tierra.
Personas que antaño salieron de ella abriendo caminos, descubriendo nuevos oportunidades. Personas que hogaño no desmerecen ni un ápice a sus ancestros y siguen haciendo camino. Camino largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias…qué importa si hay que  enfrentarse a cíclopes y lestrigones y hasta coléricos poseidones disfrazados de incendios, enfermedades, desencuentros…

    

        Personas como las que fui a buscar y hallé sin pasarme de La Raya.

       Allá en Valencia de Alcántara,su patria chica,y en cuyo término municipal soñó lo que hoy es El Jiniebro ( www.turismoruraleljiniebro.com) mucho más y mejor que “una pequeña finca forestal que da nombre a la zona donde se encuentra, enclavada en un pequeño valle y a los pies del Puerto de Aguas Claras, que la separan del Caserío de Jola y de Portugal.A 1 kilómetro del Caserío Aceña de la Borrega y a 3 de la Ruta de los Dólmenes.

       Lugar de silencio,son numerosas las aves que se pueden observar desde las cinco cabañas que integran esta finca turística-una de las viviendas adaptada a personas con discapacidades físicas- y entre ellas buitres leonados, halcones, águilas reales, culebreras…

       Es El Jiniebro auténtico lugar Slow que invita al encuentro con la mejor  naturaleza que, sin duda, es la de uno mismo. Lugar de paz, tanta como siembra Ino, alma del Jiniebro y ya otra de mis vitales maestras.

         Con ella, haciendo camino por La Raya, he tenido la oportunidad de conocer y valorar paisaje y paisanaje: Valencia de Alcántara y su barrio gótico-judío que tiene el doble valor de su habitabilidad y visitabilidad, pues no es lugar inerte como ocurre con tantos cascos históricos hoy muertos aún perfectos en su rehabilitación.

        Valencia de Alcántara, que aunque habiendo perdido más de 7000 habitantes que es diferencia entre los 15000 que hoy tiene y los 23000 que tuvo en un pasado reciente, sigue siendo población rural muy viva.

        En ella, el viajero puede sentirse como en casa gracias al saber acoger del personal de su Oficina de Turismo ( www.valenciadealcantara.net ) del que mucho y bueno podría aprender el de otras ciudades incluso declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad ¡gracias y olé ,Maite ¡

        Haciendo camino  por tierras rayanas hemos conocido su gastronomía de la que no  sólo son referente sus ibéricos-recomendables los de Franju, que envían a domicilio (http://franju.solostocks.com/ ) 

        De enero a diciembre un intenso y extenso calendario de eventos gastronómicos integra poblaciones rayanas como Valencia de Alcántara, Idanha-a-Nova, Coria, Castelo de Vide, Marvâo,Alcántara, Jerez de los Caballeros, Alburquerque, Barcarrota, Estremoz y Olivenza.

        Sabores naturales en lugares tan naturales como ese  enclavado en la Sierra de San Pedro,”Puerto Roque” donde compartimos mesa y mantel con Ino,y que es restaurante integrado en Tajo Internacional Destino Gastronómico.

         Mas el  Parque Natural “Tajo Internacional” merece capítulo ,si no aparte porque no hemos de pasarnos de La Raya, sí especial. Haciendo camino el padre Tajo entre el puente romano de Alcántara y la presa de Cedillo podremos disfrutar de rutas tanto pedestres como fluviales. www.tajointernacional.blogspot.com 

        Y sin pasarnos de La Raya, ya en tierras lusitanas del Alentejo( www.visitalentejo.pt ) conocimos con Ino villa medieval tan hermosa como  Marvão.

      Tanto que su paisanaje no ceja en su empeño de conseguir la declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad para un paisaje que bien lo merece. www.cm.marvao.pt 

       Muy cerca de Marvão, apenas llegados a Alentejo portugués y sin pasarnos de La Raya, en plena sierra y parque natural de la Sierra de São Mamede, en Portagem  disfrutamos de sus magníficas vistas al castillo de Marvão así como de la piscina fluvial del río Sever que atraviesa el pueblo.

        Y sin pasarme de La Raya,y porque en esta primera vez no fue posible hacerlo en El Jiniebro,fue en los apartamentos rurales “San Pedro” ( www.arsanpedro.es ) en el homónimo Caserío de Valencia de Alcántara donde tuvimos la oportunidad de hacer parada y fonda. Parada breve, cierto, pero así dos veces buena, que disfrutamos de la paz y también de naturales sabores del entorno como el dulce de sus higos y moras.

 

     Sin pasarme de La Raya, gracias a Ino Rey, he podido aprender,comprender y disfrutar de paisajes y paisanajes para los que no hay fronteras. Por mi parte tan solo deseos:

                                             ¡¡¡ VOLVER !!!